Ciertamente, la vida está hecha de momentos.

Quizá lo más difícil sea darse cuenta de qué momento es verdaderamente importante para disfrutarlo lo más profundamente posible. Y es que, a veces, nos perdemos en lo accesorio, y, estarás de acuerdo conmigo, no está la vida para ir perdiéndola en tonterías.

Yo, que soy medio obsesivo, por no decir totalmente, siempre intento rascarle al día algún momento memorable. Y no se trata de buscar cosas grandiosas, muchas veces lo que mejor funciona son los pequeños detalles… y si son detalles con compañía, aún mejor.

Y luego, hay otros momentos que son proyectos que te revolucionan la cabeza, y que hacen que te dediques a perseguirlos hasta que se convierten en realidad. Y yo, en este 2020 tengo un nuevo proyecto musical en la cabeza. Y ahí estoy, comenzando, pensando y creando. Y espero que tú, que has leído hasta aquí, me acompañes en el proceso.
Aquí seguiré compartiendo los avances y, espero, que al final, disfrutes del resultado.