¿Totalmente original?

Ser original, dicen, es la clave. Pero, ¿qué significa eso exactamente? ¿Es hacer algo que no ha hecho nadie antes? Como todo en esta vida, ni blanco ni negro, más bien gris.

Y es que uno es uno, pero no sería ese uno sin todas las experiencias vividas y todas las influencias que ello conlleva. En esto de la música todo el mundo tiene y ha tenido influencias. Nadie hace música sin haber oído música. Y cuánto más música se oye, más capacidad de composición se tiene.

Cuando aparece alguien nuevo en el panorama musical, todo hijo de vecino lo primero que hace es intentar averiguar a quién se parece. Y siempre se oye aquello de: “Me recuerda a fulanito o menganita”.

Por ello, es una temeridad (que termina en fracaso) intentar renegar de tus influencias. Lo que uno tiene que intentar es asumir todo lo que ha oído, interiorizarlo, mezclarlo, y añadir su estilo propio. Ese es el verdadero arte; soy único, sí, pero es de bien nacido ser agradecido.

Y en ello estamos…